El Ayuntamiento de Sevilla, a iniciativa de IU, retira el título de Hijo Adoptivo al general golpista Queipo de Llano. Eva Rodrigo.

19 07 2008

En el mismo pleno municipal, Izquierda Unida también ha propuesto la sustitución de nombres de personajes o hechos relacionados con el golpe de Estado y la guerra civil de casi cincuenta calles repartidas por toda la ciudad.

 

La memoria histórica ha sido hoy, 18 de julio, la protagonista del pleno del Ayuntamiento de Sevilla. El grupo municipal de Izquierda Unida ha presentado una moción para retirar las distinciones de Hijo Adoptivo de Sevilla y la Medalla de Oro de la Ciudad al general franquista Gonzalo Queipo de Llano. Estos nombramientos fueron otorgados en 1937 y 1943, respectivamente, y han sido necesarios setenta años para revocarlos. En un salón de plenos abarrotado de representantes políticos y de público, la moción ha sido aprobada por unanimidad. Según el ponente de IU, el concejal de Juventud y Deporte Lolo Silva, la resolución “hace justicia a Sevilla y a todos los que sufrieron la represión y la muerte” bajo la responsabilidad del militar. Según sus palabras, “se puede vivir con dolor, con pena, pero no se puede vivir con rabia”.

Entre los dudosos méritos del general golpista, se encuentra la responsabilidad por la muerte de entre 8.000 y 9.000 trabajadores sólo durante 1936 en la provincia de Sevilla, según las investigaciones realizadas por las asociaciones de memoria histórica. Lograron ser tristemente famosas sus terroríficas arengas radiofónicas en las que instaba a las fuerzas de choque rebeldes a asesinar republicanos en toda Andalucía: “Vayan las mujeres de los rojos preparando sus mantones de luto. Estamos decididos a aplicar la ley con firmeza inexorable: ¡Morón, Utrera, Puente Genil, Castro del Río, id preparando sepulturas! Yo os autorizo a matar como un perro a cualquiera que se atreva a ejercer coacción contra vosotros.” O a violar mujeres: “Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los cobardes lo que significa ser hombre. Y de paso, también a las mujeres. Después de todo esto, estos comunistas y anarquistas se lo merecen, ¿no han estado jugando al amor libre? Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen y pataleen.”

En Sevilla, que fue el feudo particular de Queipo de Llano, y también donde se enriqueció con los inmensos beneficios del cultivo del arroz en la marisma del Guadalquivir, aprobó torturar y “pasar por las armas” a sindicalistas, comunistas y ciudadanos fieles a la República. Los camiones para el transporte de los muertos al cementerio llegaron a conocerse como “camiones de la carne”, según explica el historiador Antony Beevor. Especialmente dura fue la represión en barrios como Triana, La Macarena, San Julián y El Pumarejo. Precisamente en la basílica de la Macarena, que Queipo de Llano ayudó a financiar, reposan sus restos con honores y la virgen de la Macarena, uno de las imágenes más importantes de la Semana Santa sevillana, viste aún el fajín de gala del general. La retirada de estos símbolos, ya ilegales, es una reivindicación histórica de la izquierda sevillana que ha tomado impulso en los últimos años.

Como se recoge en la moción que ha presentado IU, siguiendo la definición establecida por la Convención de Ginebra, Queipo de Llano es un criminal de guerra y no debe compartir honores ni lugar con otros honrosos merecedores de distinciones de la ciudad. Qué mejor fecha para retirárselas que el 18 de julio.

Retirada de calles franquistas

En el mismo pleno municipal, Izquierda Unida también ha propuesto la sustitución de nombres de personajes o hechos relacionados con el golpe de Estado y la guerra civil de casi cincuenta calles repartidas por toda la ciudad. Algunos ejemplos son las calles Belchite, Brunete, Presidente Carrero Blanco o García Morato. Una comisión municipal especial ha contado con la ayuda de documentalistas, historiadores, responsables de archivos y técnicos para localizar y estudiar con detenimiento cada una de las calles y valorar la propuesta. Los nuevos nombres se elegirán poco a poco en un proceso de diálogo con ciudadanos y vecinos.

La moción de retirada de nombres de calles ha sido aprobada con los votos de IU y del PSOE. El grupo del Partido Popular en el Ayuntamiento sólo ha estado de acuerdo con remover 25 nombres de calles. En otras, como Brunete o Belchite, ha indicado que “los habitantes de estas ciudades o pueblo no tienen por qué verse estigmatizados”. En otro caso, el de la avenida Presidente Carrero Blanco, considera que no debe cambiarse porque se puso para recordar a “una víctima del terrorismo”. Con respecto al rector Mariano Mota o a Domingo Tejera, periodista, el Partido Popular considera que deben seguir dando su nombre a calles por haber sido reconocidos profesionales en sus respectivos campos. El portavoz municipal de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, ha hecho un repaso histórico a todos los personajes defendidos por el PP. Ha recordado que los listados de dirigentes políticos que publicaba en el 36 “La Unión”, el periódico de Tejera, servían para guiar los tiros del pelotón de fusilamiento. El rector Mota Salado, fue el presidente de a comisión de depuración de profesores en Sevilla; Benjumea Burin fue tres veces ministro de Franco por lo que “alguna responsabilidad política tendría”, según Torrijos; y un largo etcétera. El portavoz de IU espera que con la retirada de estos nombres “hayamos conseguido hacer sentir justicia en el corazón de los represaliados, de los que cuando pasan por estas calles de Sevilla ven que las rotulan quienes consideran responsables de su desgracia y de su persecución”.

Ante la ofensiva creada por determinados grupos de intereses y medios de comunicación de la derecha en la ciudad de Sevilla, el grupo municipal de IU ha tenido que recordar que la propuesta se realiza en estricto cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, aprobada en el Congreso a finales del año pasado. Esta ley encarga a los ayuntamientos que retiren de sus calles y plazas todo aquello que recuerde o exalte a quienes impulsaron el golpe militar de 1936. Además, los responsables de IU en el Ayuntamiento han recordado que consideran la ley claramente “insuficiente”.

Durante la tarde, se celebrará en el Pumarejo, en el centro de Sevilla, una charla sobre memoria histórica. Después, se realizará un recorrido por aquellos lugares de la ciudad que fueron escenarios de la lucha contra el fascismo tras el golpe de Estado de 1936.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: